Al final...¡sí habrá premio Onetti 2021! (y con más platita, por fin)

Consulten aquí las bases nacionales uruguayos y extranjeros con residencia de al menos cinco años en el país. Del 6 al 27 de agosto son las inscripciones, y son online: ni gastar en fotocopias. Y el monto del premio es como dos veces y media o tres la miseria que se pagaba en años anteriores: ¡bravo!
Así que nos ponemos a escribir día y noche para llegar, cual mercenarios! :rofl: :rofl: Los del Mundial de Escritura y los del taller, revisen las arcas de textos producidos, que también se pagan las menciones (y sin duda es una distinción, más allá de eso).

1 me gusta

Tengo un cuento que es de discriminación basada en estereotipos de género masculino. Apuesto el premio a que me lo eliminan :rofl:

1 me gusta

Cuando, en realidad, bien te podrían dar mención en esa infame categoría extra que premia cuentos solo por sus valores en la supuesta deconstrucción de los estereotipos de género. Y digo “supuesta” no porque no existan tales estereotipos (si sabré!), sino porque si salimos de unos prejuicios para generar otros estamos fritos. Deberías ver mis “correcciones” cuando mi hijo me recita la “doctrina” -estoy exagerando, ojo: lo anterior también era terrible- de lo que enseñan en el liceo…siempre le hago ver los casos en los que a un hombre se lo puede perjudicar con ciertos pre/supuestos (y presupuestos, de ONGs), o no darle tenencia de los hijos, o que no sea un problema de salud pública y violencia de género gravísimo que el 80% de los que se suicidan efectivamente sean hombres, en fin. Lo último que quiero es criar un hijo que se sienta culpable por haber nacido varón, siendo que es ante todo una buena persona.
Cuando inventaron esa categoría, fue al año siguiente de que me tocara ser jurado en el premio Onetti. Recuerdo que me indigné y que me alegró que no me hubiera tocado semejante barrabasada porque no sé si hubiera podido no renunciar (ahora lo plantean más “light”, pero era una categoría muy vehemente y militante). Advertí que si mañana cambiaba el gobierno y, por tanto, las orientaciones ideológicas, tendrían que bancarse que en el premio Onetti hubiera una categoría “que pondere los valores de Tradición, Familia e Iglesia” (por decir algo, también exagerado), y a bancarse calladitos ya que al introducir una visión ideológica en el concurso nada evita que mañana las orientaciones se sustituyan. Lo que correspondía era que el concurso se mantuviera libre, neutral, pero nunca se pierde oportunidad de recuperar la inversión…

1 me gusta

“Tradición, Familia y Propiedad” había un movimiento retrogrado